por página
Establecer dirección descendente

4 artículo(s)

  1. Durante años se ha discutido si la administración es una ciencia o un arte. En este libro el lector encontrará una posición definida sobre el tema: es una ciencia social cuyo desarrollo es reciente y que apenas está logrando distinguir su propio campo de estudio. El autor recorre los cien años de pensamiento administrativo y clasifica a los estudiosos de la administración según el aporte que, a su criterio, cada pensador ha hecho a la ciencia administrativa. Trata así de distinguir entre los conceptos que constituyen el fondo de la ciencia y los temas que, sin ser ajenos a ella, han sido presentados como las fórmulas del éxito en los negocios y terminan pasando de moda rápidamente. Hace un planteamiento de la causa de esta tendencia en el pensamiento gerencial. La joven ciencia tampoco ha podido adoptar un vocabulario propio que le permita dominar los conceptos sin que se mezclen con la cultura general o con usos ambiguos de los términos. En este libro se hace manifiesto un esfuerzo de definición a ese propósito comenzando con los conceptos básicos de Administración y Gerencia. El autor se adentra con profundidad en las categorías, conceptos, principios e inclusive leyes que, según él, definen ya la ciencia de la administración de las organizaciones como ciencia teórica, y la gerencia como ciencia aplicada. A partir de las categorías propuestas por los padres de la administración, incorpora los conocimientos que se han consolidado y que propone como principios universales, logrando así el ordenamiento de todos los temas relacionados de manera exhaustiva y comprehensiva. Además, abre las puertas para profundizar en teorías como los nuevos elementos de la organización o el ciclo vital de las empresas. Los conceptos se ilustran con casos reales del mundo empresarial colombiano, latinoamericano e internacional, producto de la observación del autor y de su propia experiencia gerencial.
  2. La vida diaria de la gente común y corriente está llena de operaciones comerciales que, normalmente, implican el uso de documentos, algunos de los cuales son los que se conocen como títulos valores. Usualmente no somos conscientes de los compromisos que asumimos con ellos, por ejemplo, cuando firmamos un cheque, un pagaré en blanco en el banco, el vale de una tarjeta de crédito, etc. Algunas personas, en razón de sus funciones, están aún más expuestas a los riesgos de suscribir títulos valores: por ejemplo, el administrador de un establecimiento comercial, el tesorero de una Pyme, un bodeguero en un establecimiento comercial o un corredor de bolsa, por nombrar solo algunos. Puesto que no se trata de una obra jurídica, como su título lo indica, lo que pretende este libro es ilustrar, de una manera didáctica y fácil, acerca del manejo práctico de los instrumentos denominados títulos valores, su uso, sus riesgos y las precauciones que debemos tomar al suscribirlos. 
  3. El objeto de la política de empresa es la empresa como actor principal de la vida económica y social, e intenta conocer cuáles son los determinantes, endógenos y exógenos, de la misma, con el fin de explicar sus comportamientos en el presente y su orientación hacia el futuro. Esta disciplina considera la empresa como una totalidad. Más que consistir en una síntesis de las diferentes funciones de la empresa, la Política busca conseguir el dominio de un área específica, que comienza allí donde termina la acción funcional, y se define como el área de libre elección de los directivos de la empresa. El sistema occidental de vida es de libre iniciativa y, por lo tanto, de libre comercio el capitalismo ha existido en diferentes épocas históricas, pero la libre iniciativa de emprender ha estado con frecuencia prohibida u obstruida (no todo el mundo podía emprender en las décadas del 40 al 60 del siglo XX). En este sentido, debería quedar claro que la libertad es de las personas y no de los gobernantes de turno, así como que la libertad de emprender forma parte de las libertades políticas esenciales para los individuos.
  4. Los municipios en Colombia son las entidades territoriales que tienen a su cargo la más importante función estatal: el mejoramiento de la calidad de vida de los colombianos. De la eficiente y eficaz administración de sus recursos depende en gran parte la legitimidad del Estado de Derecho. 

    El nivel de conocimiento de los aspirantes y elegidos al concejo y alcaldía de todos los municipios del país acerca de la Constitución, las leyes y demás actos administrativos que rigen la administración pública en Colombia son una variable fundamental" para el desarrollo, puesto que la calidad de la planeación, la ejecución y medición de resultados de la entidad territorial dependen fundamentalmente de esta condición.

    La Cartilla de Administración Municipal es un libro que tiene como objetivo ser material de consulta permanente de los actores que influyen en la toma de decisiones públicas y del público en general que esté interesado en dichos temas. 

por página
Establecer dirección descendente

4 artículo(s)